Connect with us

Opinión

4 mil MDP ha costado el nuevo Sistema de Justicia Penal, pero en Guerrero el TSJ mantiene corrupción

Opinión: Jorge Romero Rendón

El nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio le ha costado al país 4 mil millones de pesos en seis años que ha llevado el proceso de cambio, de los que en Guerrero, magistrados del Tribunal Superior de Justicia desviaron 115 millones de pesos –que se multiplicaron al doble, porque se han tenido qué reponer-, sin que nadie haya investigado el caso, y sin que la responsable institucional, la anterior presidenta, Lambertina Galeana Marín, haya sido tocada siquiera con el pétalo de una merecida destitución.

Con lo que la expectativa sobre el nuevo sistema interesa más como novedad, porque ahora los juicios se parecerán a los que vemos en las series policiacas norteamericanas, que como un real cambio profundo que verdaderamente vaya a mejorar la impartición de justicia en el estado.

Hay que reconocer que el gobernador Héctor Astudillo Flores ha hecho un gran esfuerzo para garantizar que el nuevo sistema Oral entre en vigor en el plazo establecido por la federación -18 de junio próximo-, muy a pesar de la corrupción, la inmovilidad y la pérdida de los recursos anotados, ya que al tomar posesión de su cargo se encontró gravísimos retrasos en la construcción de instalaciones adecuadas, en la capacitación de personal especializado, y en todas las tareas previstas en el cronograma oficial.

Pese a todo, desde principios de año, Astudillo se comprometió ante la secretaria técnica responsable de la implementación del nuevo sistema, María de los Ángeles Fromow Rangel, de cumplir cabalmente con todos los objetivos del calendario oficial, algo que efectivamente está sucediendo en los hechos, tal como puede constatarse con la construcción de los nuevos edificios en la llamada Ciudad Judicial de Chilpancingo…

Los exámenes de oposición, mero engaño…

De manera que a partir del mes próximo veremos en acción al nuevo sistema oral en todo el estado, que actualmente funciona sólo en una sala penal en Iguala, con todas las características y ventajas que hemos anotado en esta columna desde hace varios meses, pero la forma no corresponderá con el fondo, porque será operado con los mismos vicios y con la misma corrupción a que nos tienen acostumbrados insignes magistrados del TSJ, que ya cometieron su primer irregularidad: en el examen de oposición para seleccionar a cinco nuevos jueces que se harán cargo de juzgados orales, extrañamente salieron triunfadores sólo abogados recomendados por los mismos magistrados que llevan años haciendo del nepotismo su mejor causa. El concurso fue solo una pantomima, para variar.

Lo curioso es que esos mismos magistrados fueron los que encarecieron al doble el costo de la etapa 2014-2015 de la implementación del nuevo sistema, ya que al desviar 115 millones de pesos, el gobierno estatal tuvo que reponerlos –el costo subió así a los 230 MDP-, que fueron complementados por otros 115 millones de la parte federal, más un monto no revelado de dinero adicional que la federación repuso para poder echar a andar todo en la fecha prevista para todo el país.

Es decir, que los magistrados responsables, además de nepotes y rateros, salieron impunes y hasta les han dado la oportunidad de seguir haciendo de las suyas. ¿Es esto lo que nos depara el nuevo sistema de “justicia” penal…?

Robespierre no toca nada porque busca gobernar Acapulco…

Lo malo es que –tal como lo anotamos en esta columna- se pensaba que la llegada del notario Robespierre Robles Hurtado como nuevo magistrado presidente del TSJ, se generaría una limpia en el Poder Judicial que tanto exigió la ciudadanía en el proceso electoral del año pasado. Pero no.

Don Robes se ha pasado estos meses haciendo vida social, sonriendo a las cámaras, departiendo lo mismo en taquerías que en restaurantes de lujo, y sin hacer nada que afecte las malas prácticas de sus compañeros de toga y birrete.

Y todo porque, como se dice entre los numerosos miembros de su séquito personal, el magistrado Robles no quiere hacer ruido, sino ir empedrando el camino que le permita llegar a ser candidato del PRI a presidente municipal de Acapulco, en abierta lucha con el diputado federal, Ricardo Taja Ramírez, un pájaro de cuenta al que le tienen que cobrar en narcomantas por compromisos inconfesables. Pobre Acapulco…

Lo peor es que el 18 de junio vamos a ver –si todo sigue igual- unos nuevos edificios muy bonitos, pero huecos, con grandes cristales, pero sin transparencia; con fuertes estructuras, pero sin probidad; con lujos para el magistrado presidente, pero sin credibilidad ni justicia verdadera.

Es una lástima que teniendo la oportunidad histórica de eliminar los vicios y cambiar a fondo el sistema penal en Guerrero con la reforma que nos llevará a la oralidad de unos juicios que se supone serán más transparentes y expeditos, se deje en las mismas manos corrompidas su aplicación en el estado.

Y que cuando hubo la oportunidad de jubilar a todos los magistrados y a una buena cantidad de jueces y personal de apoyo, el presidente del TSJ resulte solo un meme de las redes sociales, y que se les permita a sus pares no sólo continuar sino perpetuar sus malas prácticas con sus descendientes y recomendados, obligando a que el nuevo sistema responda a la misma cadena de intereses políticos y personales de un puñado de intocables…

Correo electrónico: rendon59@gmail.com

Noticias Acapulco News, Acapulco Guerrero

Anuncio
Click to comment

¿Tienes algo qué agregar?

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Acapulco

Guerrero

Nacional


Tendencias