Connect with us

Opinión

Alcalde de Acapulco pide rescate federal ante violencia

Opinión: Jorge Romero Rendón

El que dio nota nacional ayer fue el alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, quien demandó del gobierno federal un rescate “como el de Ciudad Juárez” para combatir la violencia criminal, y solicitó nada menos que 15 mil millones de pesos adicionales a lo que ya están invirtiendo los gobiernos estatal y federal para ese mismo fin… pero sin deslindarse de grupos criminales que estarían peleando la plaza acapulqueña por inconfesables compromisos que hizo el edil perredista para llegar al poder municipal, y que se han hecho evidentes en la forma en que precisamente la violencia se ha recrudecido desde hace siete meses.

Lo curioso del urgente llamado de Evodio es que ocurre cuando se hizo evidente que es justamente su gobierno el eslabón más débil del combate a la delincuencia; cuando ya incluso un alto mando de la Marina Armada de México le reprochó públicamente que los policías preventivos municipales no estaban cumpliendo con su parte, y que incluso tenían orden de NO intervenir en caso de enfrentamientos; y luego de que ha sufrido regaños y reproches públicos de parte del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, por no haber iniciado el proceso de certificación de sus elementos, tarea que apenas está iniciando.

Y porque además tuvo que doblar las manos para destituir a un exsecretario de Seguridad Pública municipal señalado de ser recomendado de grupos criminales, tema que se resolvió cuando por fin llegó un oficial de la Marina para hacerse cargo de la tarea desde hace apenas dos semanas.

Por si faltara algún dato, apenas el fin de semana pasado, el diario nacional Reforma publicó la grave declaración de un exsecretario de Seguridad Pública de Acapulco, Alfredo Álvarez Valenzuela (diciembre 2013 – mayo 2014), quien no sólo confirmó lo publicado en esta columna en febrero y marzo, sobre los nexos criminales de los policías municipales reprobados en los exámenes de control y confianza, que no pudieron ser despedidos porque se mantuvieron en huelga, y luego fueron recontratados por Evodio Velázquez en noviembre pasado, sino que fue más allá al asegurar que “la policía municipal de Acapulco no trabaja para la delincuencia organizada: la policía municipal ES la delincuencia organizada”.

Algo que ha sido negado por todos los funcionarios actuales de todos los niveles, pero de lo que el exjefe policiaco sabe más que nadie, y que también fue evidente en el inédito regaño de Osorio Chong a Evodio Velázquez, y que fue lo único que lo obligó a hacer dos cosas que no quería: correr al jefe policiaco que él había nombrado, y enviar a todos sus elementos a certificar, proceso en el que más de la mitad han sido ya reprobados. Y el colmo: en una narcomanta colgada poco después, presuntos criminales le reprocharon a Evodio haber incumplido su palabra de mantener a uno de los suyos al mando de la policía local…

Se fue por la libre a hacer el ridículo…

Por otra parte, resulta extraño que Evodio Velázquez, uno de los grandes responsables del clima de violencia que vive Acapulco, haya ido a la Ciudad de México a clamar por apoyo federal… justo cuando hace apenas dos semanas se renovó el pacto de los gobiernos federal, estatal y municipal, para reforzar las estrategias de seguridad, que incluyen la operación militar de los C-4, la construcción de un C-5 (que costará más de 2 mil millones de pesos) en Acapulco, y otras acciones que aún están en proceso de arranque.

De ahí que fuentes federales consideraron que Evodio se fue por la libre a hacer un pedido de dinero, más que otra cosa, pues lo suyo fue demandar 15 mil millones, justo cuando el ayuntamiento que preside vive una crisis financiera producto de la contratación de al menos 1,300 trabajadores más, por haber duplicado la nómina de funcionarios y asesores, y por diversos desvíos de recursos, entre los que destacan 7 millones de pesos para su casa nueva en el exclusivo fraccionamiento Joyas de Brisamar.

Por lo que si algo parece su demanda de auxilio es sospechosa, algo que inspira desconfianza, un sentimiento que comparten no solo los mandos militares y policiacos, sino la mayoría de los funcionarios federales. Parece que su pasado reciente se le olvida a Evodio, y más el hecho de que lo habían segregado del Grupo de Coordinación Guerrero, entre cuyos miembros encontró un perdón condicionado, a petición del gobernador.

De manera que no parece que le vaya a hacer mucho caso, a menos que lo apoye el gobernador Héctor Astudillo, a la sazón, su único valedor en Guerrero y ante la federación…

Correo electrónico: rendon59@gmail.com

Noticias Acapulco News, Acapulco Guerrero

Anuncio
Click to comment

¿Tienes algo qué agregar?

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Acapulco

Guerrero

Nacional


Tendencias