Connect with us

Opinión

Lo que no dijo Marco Antonio Leyva

Opinión: Efraín Flores Iglesias

Durante su primer (y tal vez el único) informe de labores, el presidente municipal de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena, no dijo que su padre (Ronaldo Leyva Adame) es su asesor ni que su secretario particular (Fabián Jasiel Yáñez García) cobra como ’aviador’ en la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (CAPACH).

Motejado en las redes sociales como ’Alcalde Chambitas’ o ’El Olanda’, Leyva Mena tampoco hizo alusión de que la capital del estado es un gran chiquero ni que dos grupos del crimen organizado (’Los Rojos’ y ’Cártel del Sur’) se disputan el control de la plaza a sangre y fuego.

Lo que sí hizo fue convocar a una tregua y a ’un gran pacto político’, no sin antes descalificar a los alcaldes perredistas de Tixtla y de Eduardo Neri (Zumpango), Hossein Nabor Guillén y Pablo Higuera Fuentes, respectivamente, por oponerse a la instalación de un relleno sanitario intermunicipal en la localidad tixtleca de Matlalapa.

Le ganó su hígado en todo momento.

No es apto para gobernar Chilpancingo. Le quedó grande la presidencia municipal. Con todos se pelea. Así no, pues.

Pero qué se le hace. Así es Marco Antonio Leyva, un personaje arrogante y conflictivo.

Su informe o, mejor dicho, evento de buenas intenciones, fue respetado por los que durante un año le han cuestionado la deficiencia de los servicios públicos que brinda su administración. Tampoco hicieron acto de presencia integrantes de la organización social ’Antorcha Campesina’ ni trabajadores del Sindicato Independiente que a cada rato le toman el Palacio Municipal.

El Chambitas no destacó obras de impacto social ni mencionó que durante 12 meses jineteó recursos al por mayor, tal y como en su momento lo denunció el regidor de Planeación y Presupuesto, el priista Jaime González González.

Fue un informe lleno de falsedades, ya que propone transparencia y honestidad, pero que en los hechos no los lleva a cabo. Los recursos de seguridad pública, es un claro ejemplo. A tal grado de que hace unos días Julio Efraín Zúñiga Cortés, encargado del programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg), fue retenido y jaloneado por un grupo de policías municipales, quienes lo acusan de manejar irregularmente los recursos de dicho programa.

A Marco Antonio Leyva se le pueden cuestionar muchas cosas, en especial que haya convertido a Chilpancingo en una de las ciudades poco aptas para vivir.

Su tan cacaraqueado informe se llevó a cabo el viernes 7 del presente mes en el auditorio ’Sentimientos de la Nación’, en donde se dieron cita algunos legisladores, funcionarios estatales y el gris dirigente del PRI estatal, José Parcero López; no así los titulares de los tres poderes públicos, quienes prefirieron enviar representantes. ¡Zas!




ENTRE OTRAS COSAS… ’Me extraña que no esté en la cárcel y ahora quiera regresar a hacer política como si nada. Que no se le olvide que él está implicado en la desaparición de los 43 estudiantes y en el asesinato de seis personas en Iguala cuando él era gobernador’, señaló el diputado federal David Jiménez Rumbo a un diario estatal, en clara referencia a Ángel Aguirre Rivero, quien el pasado domingo anunció su regreso a la política.

Por supuesto, Ángel Aguirre debería estar enfrentando a la justicia por su omisión en el Caso Iguala y por solapar en todo momento al ex alcalde José Luis Abarca Velázquez, señalado como el presunto responsable de dar la orden a su policía de desaparecer a los normalistas, que el 26 de septiembre de 2014 acudieron a Iguala a sustraer camiones en la central de autobuses.

Texto original de: http://todotexcoco.com/contexto-politico-Nje30NjI.html

Noticias Acapulco News, Acapulco Guerrero

Anuncio
Click to comment

¿Tienes algo qué agregar?

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Acapulco

Guerrero

Nacional


Tendencias