Connect with us

Guerrero

Rechaza ERPI vinculación con asesinato de Armando Chavarría

Chilpancingo, Gro.- El Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI) rechazó tener alguna vinculación con el asesinato de Armando Chavarría Barrera, ex presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso local, asesinado el 20 de agosto de 2009.

Durante su comparecencia en días pasados ante diputados del congreso local, el titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), Xavier Olea Peláez, anunció que en un término de tres semanas a más tardar, daría información que esclarecería el asesinato del perredista Armando Chavarría.

A casi ocho años del homicidio de quién además se perfilaba para ser el candidato del PRD a la gubernatura de Guerrero, han sido nombrados ocho titulares primero de la procuraduría general del Estado, y aún no se aclara ese crimen.

A través de un extenso comunicado, el ERPI recordó que Chavarría fue ejecutado en el contexto de un enfrentamiento político con el gobernador Zeferino Torreblanca Galindo, precisamente “en la disputa de la candidatura del PRD al ejecutivo estatal”.

De acuerdo con el comunicado, Torreblanca Galindo fue señalado por la opinión pública de ser el autor intelectual del asesinato del dirigente perredista, ya que trató de desviar la atención filtrando información a la prensa sobre dos líneas de investigación: la primera de tipo pasional y la otra que señalaba al Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI) como responsable del homicidio.

Sobre la línea que apunta hacia la guerrilla, se menciona en su comunicado que las autoridades en materia de procuración de justicia estatales y federales, así como el Cisen “armaron una mala novela policiaca integrada por la declaración de Raúl Jiménez García -el miliciano Pedro- supuesto ex guerrillero, notas periodísticas, informantes anónimos y comunicados del ERPI publicados en la página del Centro de Documentación de los Movimientos Armados (Cedema)”.

El documento explica que el ex guerrillero Jiménez García declaró que se habría planeado el asesinato de Armando Chavarría en una reunión del ERPI que se llevó a cabo en Tlapa en la casa de Roberto Ángel García, encabezada por el comandante Ramiro, el 19 de agosto de 2009 (un día antes del crimen) a la que supuestamente asistieron miembros del ERPI, políticos del PRD, así como Dolores Padierna y René Bejarano.

“De acuerdo con esta mentira, antes de retirarse de la reunión el comandante Ramiro encargó la ejecución de Armando Chavarría a Miguel Ángel Serafín identificado como el comandante Beto y a Roberto Ángel García. En el expediente de la declaración, el miliciano Pedro dice que los autores materiales fueron Camerino Florentino Cayetano y Miguel Díaz Escobar, originarios de Tepecoacuilco y Quechultenango, respectivamente”.

En la versión oficial, el ERPI refiere que “el miliciano Pedro”, a quien señala como informante del CISEN, ese 20 de agosto acompañó a Miguel Ángel Serafín a un recorrido por varios municipios de la región de la Montaña, por lo que escuchó cuando le informaron vía telefónica al “comandante Beto” que Armando Chavarría ya había sido ejecutado en la capital del estado.

Por tanto, el ERPI destaca que la historia es falsa incluso a los ojos del Poder Judicial de la Federación, por eso, insiste en que la trama ideada para culpar al ERPI de dicho asesinato, se ha convertido en una herramienta útil al gobierno del estado para criminalizar al movimiento social y a políticos del PRD, al acusarlos de tener relación con la guerrilla y de estar involucrados en el asesinato del dirigente.

A unos días de que se cumpla el plazo que el propio fiscal se fijó para dar a conocer los nombres de los responsables del homicidio del legislador perredista, el comunicado enviado a medios de comunicación vía correo electrónico puntualiza: “Rechazamos que el ERPI estuvo involucrado en el asesinato del diputado Armando Chavarría, esa reunión entre guerrilleros y políticos del PRD jamás existió. El comandante Ramiro fue ampliamente reconocido como uno de nuestros militantes, pero nunca estableció algún tipo de relación ni personal ni política con el diputado asesinado”.

También desmienten que Raúl Jiménez García, “miliciano Pedro”, haya sido miembro de nuestra organización.

Del mismo modo en que niegan que Miguel Ángel Serafín “comandante Beto”, Roberto Ángel García, Miguel Díaz Escobar, Camerino Florentino, Demetrio Rosendo, junto con una larga lista de personas que se mencionan en el expediente formen parte de la estructura del ERPI.

Sobre Jacobo Silva Nogales, conocido como ex comandante Antonio, el grupo armado refiere que tras su detención el 19 de octubre de 1999, no participa en actividad alguna del ERPI, de tal suerte que tampoco pudo haber planeado ni participado en el homicidio en mención.

Insisten en que, si el gobierno actual quiere reivindicarse, entonces el fiscal Javier Olea Peláez debe detener al ex gobernador Zeferino Torreblanca Galindo, el ex titular de la Auditoría General del Estado (AGE), Ignacio Rendón Romero y el ex diputado local, Carlos Álvarez Reyes, entre otros.

En ese crimen, recordaron que estuvieron involucrados elementos de la Policía Ministerial del Estado (PME), según lo dicho por el comandante Trinidad Zamora Rojo al ex procurador Alberto López Rosas.
Por: Rosario García Orozco/NOTYMAS
Noticias Acapulco News, Acapulco Guerrero

Anuncio
Click to comment

¿Tienes algo qué agregar?

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Acapulco

Guerrero

Nacional


Tendencias