Connect with us

Portada

¿Qué sucedió hace cuatro años en la noche de Iguala?

– El primer episodio de violencia se dio a las 21:30 hrs

– Al día siguiente fueron elementos del Ejército Mexicano quienes encontraron el cuerpo de uno de los Normalistas desollado

Iguala, Gro. A 26 de Septiembre del 2018.-La noche del 26 de Septiembre y la madrugada del 27 del mismo mes,  se registraron  ataques de parte de la policía municipal de Iguala y del grupo delictivo Guerreros Unidos, contra normalistas de la escuela Raúl Isidro Burgos que dejaron un saldo de 9 muertos, 17 heridos y 43 jóvenes de la normal de Ayotzinapa desaparecidos.

Todo comenzó con la llegada de varios autobuses a la ciudad de Iguala con normalistas de Ayotzinapa, la mayoría era de nuevo ingreso, del primer año y en cada autobús había 2 o 3 jóvenes de grados superiores, que era los que les ordenaban que es lo que tenían que hacer, a los de nuevo ingreso.

Muchos de los jóvenes que iban, no sabían hacia donde se dirigían   y que es lo que harían, normalmente la gente de Ayotzinapa no iba a Iguala por la distancia y por tener ya antecedentes de un pleito personal con el alcalde de Iguala José Luis Abarca.

Pues después de la muerte del líder social de Iguala Arturo Hernández Cardona, en Mayo del 2013, un grupo de normalistas de Ayotzinapa llegó a Iguala, se dirigió al palacio municipal, rompieron vidrios de las ventanas, puertas, se metieron a las oficinas y destruyeron muebles computadoras y posteriormente le prendieron fuego a todo lo que encontraron dentro del Ayuntamiento. Para después regresar a su escuela en Tixtla.

Ese día, el 26 de Septiembre del 2014, la directora del DIF, María de los Ángeles Pineda,  rendía su informe de labores  en el zócalo y posteriormente habría un baile, se tenía pensado realizar su destape como la próxima presidenta municipal de iguala, sin embargo la llegada de los normalistas a la ciudad provoco temor entre la población y la sospecha de que se trataba de un boicot al destape de la posible candidata.

De acuerdo a las autoridades, varios  hermanos de María de los Ángeles Pineda fueron miembros del desaparecido Cártel de los Beltrán Leyva.  Las investigaciones señalan que  era ella la que dirigía al grupo de Guerreros Unidos, el cual es originario de Iguala.

 Los normalistas anduvieron boteando en la plaza pública, de acuerdo a sus declaraciones, estaban juntando dinero para asistir a la actual CDMX para participar en la conmemoración del 2 de Octubre, también el plan era ir a la terminal camionera y llevarse unos autobuses más, para  trasportarse a la marcha.

Fue cerca de las 9 de la noche, que el grupo de normalistas llego  a la central camionera de Iguala, tomaron cuatro de los autobuses, con los cuales hicieron una caravana tomando rumbo hacia el norte, con el autobús de la  Estrella de Oro  1531 a la cabeza, seguido de los camiones Costa Line 2012 y 2510  y finalmente el Estrella de Oro 1568.

Al ser alertados los policías municipales de Iguala de este hecho, los comenzaron  a perseguir a tres cuadras de la central camionera, de acuerdo a versiones había el temor de que los normalistas se dirigieran al festejo de la esposa del Alcalde para sabotearlo  y la otra versión es que en uno de los autobuses había droga que iba a ser transportada hacia la zona centro del País y de ahí a USA.

Otro camión que había sido tomado por los normalistas, de  Estrella Roja, con el numero  3278 salió el último de la estación, tomando otra ruta con rumbo a la carretera a Chilpancingo.

En el expediente sobre el caso se señala que el primer episodio de violencia ocurrió a las 21:30 horas, cuando la policía logró interceptar el paso de los cuatro autobuses encaminados al norte atravesando  una camioneta de la policía  que bloqueó su avance  en la esquina de las calles Juan N. Álvarez y Periférico Norte. Los normalistas  bajaron y se enfrentaron a los policías.

En ese punto los policías  de Iguala abrieron fuego  hiriendo gravemente a Aldo Gutiérrez Solano  y matando a su compañero Daniel Solís Gallardo.

Ante este ataque con armas de fuego, se inició la desbandada de  los  normalistas, muchos de ellos buscaron donde esconderse, otros huyeron con rumbo de los cerros, fue ahí, en ese lugar donde detuvieron  los policías a  la mayoría de los ocupantes del autobús  Estrella de Oro 1568, que iba al final.​

El autobús Estrella Roja 3278 también fue detenido por la policía, sin embargo en este caso los normalistas  fueron obligados a bajar y  se les permitió huir del lugar, dejando el autobus.

El segundo ataque se dio alrededor de las 23 horas de la noche del 26, cuando alertados por sus compañeros, llego un nuevo grupo de normalistas a Iguala a rescatar a los normalistas atacados, acompañados por profesores pertenecientes a la CETEG, ellos  comenzaron recorrer la ciudad buscando a sus compañeros.

Este nuevo grupo fue atacado por hombres armados quienes disparaban con armas automáticas en su contra.​ En este ataque murieron  dos normalistas más,  Julio César Ramírez Nava y Julio César Mondragón Fuentes.

De manera casi simultánea, en la salida de Iguala, rumbo  a Chilpancingo, otro grupo de hombres armados disparó contra un autobús donde viajaban los integrantes del equipo de fútbol Avispones de Chilpancingo.

El equipo de fútbol aparentemente fue confundido  como otro autobús  del convoy de los  normalistas. Este equipo era de Chilpancingo e iba de regreso a su sede tras un partido como visitante en Iguala. Se habían quedado a cenar en Iguala después del partido y por eso salieron tarde.

 En este ataque murieron  David Josué García Evangelista de 15 años de edad, uno de los futbolistas ; Blanca Montiel Sánchez , pasajera de un taxi que pasaba por el lugar del ataque  y Víctor Manuel Lugo Ortiz , chofer del autobús. El director técnico del equipo resultó herido.

A las 11 de la mañana del día 27 de Septiembre, integrantes del Ejercito Mexicano encontraron  el cuerpo de Julio César Mondragón, por la central de Abastos de Iguala,  su rostro había sido desollado. El Grupo de Guerreros Unidos, por medio de una cartulina acuso a los normalistas de haber ido a “calentar la plaza” financiados por el grupo delictivo de “los Rojos” de Chilpancingo.

La mañana de ese día se reportaron   57 estudiantes de la Escuela Nacional Rural de Ayotzinapa  desaparecidos  por policías municipales de Iguala. El 30 de septiembre, se informó que 14 de ellos ya habían aparecido, se encontraban salvos en sus casas, mientras que 43 permanecían en calidad de desaparecidos.

Hubo acusaciones contra  el presidente municipal de Iguala, José Luis Abarca, como presunto autor  de estos hechos. El 29 de septiembre, el Alcalde Abarca afirmo que  él había ordenado a la policía no atacar a los normalistas, a  los jóvenes los  acusó de pretender boicotear  el segundo informe del DIF municipal, su esposa, María de los Ángeles Pineda.​

El 13 de Octubre del 2014, el Procurador General de la Republica, Jesús Murillo Karam, informó que la Policía de Iguala, tras arrestar a los 43 estudiantes desaparecidos, siguió instrucciones de José Luis Abarca,  entregaron a los detenidos a oficiales de la Policía del vecino municipio de Cocula.  A su vez, estos policías de Cocula procedieron a entregar a los estudiantes a miembros del cártel de los Guerreros Unidos.

Advertisement
Click to comment

¿Tienes algo qué agregar?

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Acapulco

Redes sociales

Guerrero

Twitter recientes

    Nacional

    Tendencias