Connect with us

Acapulco

La tumba de Raulito, el niño que hace milagros en el panteón san Francisco

Raulito falleció hace muchos años a los 10 meses de edad, su tumba estaba abandonada

Hoy es notoria a cantidad de juguetes que se acumulan en su tumba por los favores recibidos

En el Panteón de San Francisco, el más antiguo de Acapulco, está la tumba de un niño que murió cuando tenía solo 10 meses. Hace 15 años estaba totalmente abandonada, pero desde hace un año todo Acapulco sabe de ella.

Una tarde llego una señora, con una niña de 4 años en brazos, le pidió a la encargada del Panteón, doña Susana Curiel García, que le permitiera pasar a la tumba de un niño que estuviera totalmente abandonada, una tumba que no recibiera la visita de nadie.

Le explico que su hija había sufrido 2 infartos, que la habían atendido en el Hospital General, pero que el médico le dijo que ya nada podía hacer por ella, que mejor se fueran a su pueblo, pues si su hija moría, iba a ser más difícil trasladar a la niña de regreso.

La señora salió del consultorio desesperanzada, pero al verla llorar, una señora le pregunto “qué le pasa”, la mama de la niña le platicó su historia, la señora le recomendó “ ve a un panteón, busca la tumba de un niño que este abandonada y encomiéndasela al difuntito, él te ayudara”.

La señora le hizo caso y ahí estaba, buscando una tumba de un niño abandonada, le mostraron una, pero tenía una planta con una flor sembrada, la encargada del panteón le dijo que ella misma la había sembrado, pero nadie iba ya a esa tumba, la señora no la quiso y buscaron otra.

Encontraron la de Raulito Gonzales, en la misma tumba se encuentra su hermanito Elivier González, quien murió con solo un mes de edad, la tumba estaba totalmente abandonada, ningún familiar iba a visitarla.

La señora escogió pedirle a Raulito y se quedó ahí por espacio de hora y media rezando. Después, con su hija en brazos se despidió de doña Susana y se fue a su pueblo, el Paraíso, ubicado en la Sierra de Guerrero.

Un mes con 20 días después, regreso al Panteón la mama con la niña, afirmando que los médicos la habían revisado y aseguraban que estaba bien, como si nada le hubiera pasado.

La señora quería darle las gracias y dar testimonio de lo sucedido.

La historia se conoció y unos periodistas, incluyendo un canal de televisión local, sacaron la nota de lo ocurrido, todo Acapulco se enteró, unos días después, un agente de tránsito venia bajando en su vehículo por la avenida Escénica y se quedó sin frenos, el que sabía de la historia se puso a gritar “ Raulito, si de verdad ayudas a la gente, necesito de tu ayuda para no morir “ el auto se accidentó y al conductor no le paso nada y ahí empezó la leyenda.

Poco a poco comenzó a llegar más gente al Panteón para pedir ayuda, para pedirle por un familiar enfermo, para solicitarle que su negocio dejara mejores ganancias.

La gente le pide de todo como si fuera un santo, hasta que la tumba se llenó de juguetes que la gente le llevaba en agradecimiento por la ayuda recibida, también en agradecimiento unas personas le pusieron una malla a la tumba, otras más cooperaron para ponerle techo y hasta la fecha es la tumba más visitada del Panteón de San Francisco.

Advertisement
Click to comment

¿Tienes algo qué agregar?

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Acapulco

Redes sociales

Guerrero

Nacional

Tendencias