Connect with us

Cultura

La Exposición Fotográfica “Los Huesitos” de Raymundo Ruiz Avilés se exhibe en el Centro Cultural Taxco Casa Borda

Taxco de Alarcón a 17 de abril de 2019.- Estas vacaciones de Semana Santa el Gobierno del Estado de Guerrero que encabeza Héctor Astudillo Flores a través de la Secretaría de Cultura a cargo de Mauricio Leyva Castrejón, invita a la Exposición Fotográfica “Los Huesitos” del Fotoperiodista Raymundo Ruiz Avilés, quién muestra en imágenes a los niños Penitentes de Acamixtla, Taxco.
La exposición se encuentra abierta hasta el 30 de abril de 2019, en el Centro Cultural Casa Borda-Taxco de Martes a Domingo de 10:00 am a 8:00 pm.

Con la exposición “Los Huesitos” el Fotoperiodista Raymundo Ruiz Avilés, muestra la devoción penitencial en Acamixtla, Guerrero en la conmemoración de la Semana Santa.

El sincretismo de los pueblos es parte identitaria en la firmeza de la composición social que construye aún más la herencia de México que pareciera brillar con la misma esencia del siglo XVI en la época actual, y más, en el contexto del simbolismo y fe, manifiesto con la llegada de la Semana Santa que muestra la comunión con otras regiones de Guerrero.

El lenguaje de las comunidades, es sostenido aun como un antecedente de devoción y misticismo en sus tradiciones del mundo del paganismo católico, documentado en este proyecto fotográfico de imágenes digitales en color y a escala de grises como muestra de la multiculturalidad de los pueblos de Guerrero.

El paganismo en la transformación de las comunidades al sostener la tradición da origen a los actos penitenciales para la conmemoración de la Semana Mayor, donde los pueblos de Guerrero se preparan para el fervor religioso en actos extralitúrgicos, como es el caso del poblado de Acamixtla, municipio de Taxco, Guerrero, donde los hombres y las mujeres, a diferencia de otros lugares, se involucran en la penitencia.

Sin embargo, la penitencia se focaliza en los menores de edad que son parte de la Hermandad de Penitentes de Cristo de la Salvación de la parroquia de San Martín Caballero de esta comunidad, que al paso de generaciones en las hermandades de penitentes los infantes en el anonimato también se suman de manera voluntaria a los ritos públicos, más allá de protagonismos o del morbo venido de los espectadores y convincentes en la ruta del sistema de ordenación social y religioso de su pueblo, que es parte del proceso de desarrollo identitario, y del patrimonio cultural tangible e intangible que se gesta en este lugar.

Los niños son la cosmogonía de la tradición dentro de la procesión nocturna del martes santo que data de por lo menos 150 años, denominada Los Huesitos, en la misma consonante de los adultos en atrición, quienes ocultan el rostro con un capirote como significado del anonimato, descubiertos de la espalda y hombros que significan el cuerpo vivo y carnal de la Fe, portando pantalón corto en color oscuro con vivos a los lados en una aproximación al cruce de los israelitas por el mar muerto; descalzos en señal de desprendimiento del mundo terrenal y encorvados que simboliza el perdón, caminan a paso lento.

Como modo cíclico de la vida terrenal- por las calles empedradas del pueblo, apoyados en todo momento por adultos y familiares que cuidan la integridad física, porque los infantes anualmente deciden ser partícipes de los actos de penitencia, convirtiéndose en sustentantes de una tradición de usos y costumbres.

En la procesión, los menores avanzan sujetados de un lazo enredado desde la planta de los pies hasta el cuello en semejanza un sayal el cual funciona como vestimenta para la penitencia y el arrepentimiento mundano como acto de contrición según la religión católica, desde donde se sostiene una cadena de acero-simbolizando los pecados humanos-que conforma una red-la unión de la sociedad- para todo un grupo y es arrastrada como parte de la penitencia que tiene una duración aproximada de cuatro horas.

Tras la llegada del Vía Crucis del viernes santo por la mañana, los menores reaparecen en la procesión de Las Tres Caídas, portando sobre sus hombros, troncos en forma de cruz de Ceiba conocida como Pochote.

En la cabeza llevan una corona de hojas de naranjo o limón simulando la pasión de Jesús de Nazaret rumbo al cerro de La Calavera para ser crucificado.

Advertisement
Click to comment

¿Tienes algo qué agregar?

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Acapulco

Redes sociales

Guerrero

Twitter recientes

    Nacional

    Tendencias