Connect with us

Guerrero

Candidatos en Guerrero, muñecas de aparador; mucha vanidad, poca sustancia

Carlos Álvarez Acevedo*

Muchos políticos guerrerenses parecen unas muñecas de aparador. Se les ve por todos lados, en los medallones de los autobuses o en los anuncios espectaculares, practicando el vedetismo, con espacios publicitarios por los que llegan a pagar cientos de miles de pesos, recursos que no se sabe de dónde provienen o quién los financia.

Creen que están en un concurso de belleza, en el que es más importante andar sobre la pasarela ataviados con entallados vestidos de noche o diminutos trajes de baño, que la parte intelectual del espectáculo, donde los jueces hacen preguntas sobre la paz mundial a las contendientes, mismas que nunca responden bien.

Van paseando en las plazas, de pueblo en pueblo, cual si fueran una Señorita Nochebuena, con su cetro y corona de diamantes falsos, saludando mano arriba y abajo, con la sonrisa falsa que estudian -porque es lo único que estudian-, para intentar lograr la empatía con un electorado cansado de tanta hipocresía.

Nada más que no abran la boca, porque dicen una tontería tras otra. Pareciera que los cerebros de muchos de estos políticos están infectados de COVID, porque no reciben el oxígeno suficiente. Se les tendría que intubar, para pasarles por ese conducto ideas que pudieran presentar a la ciudadanía como suyas, sin tener la vergonzosa necesidad de plagiarse la de otros.

Llenan sus pobrísimos discursos con frases comunes, con obviedades o nimiedades que van escuchando por ahí, sin que su mente procese la información. Tienen un vocabulario tan paupérrimo, como sus palabras. Lo que más hiere mis tímpanos son las atroces conjunciones adversativas “mas sin en cambio” o “mas sin embargo”, que de forma redundante y rebuznante utilizan regularmente.

Acéfalos y analfabetas funcionales, los grillos que nunca han leído un texto de filosofía política o teoría de la administración pública, no ostentan sus grados académicos o sus logros profesionales (me refiero a la iniciativa privada), pero sí presumen sus antiestéticos rostros, acompañados de un logotipo de algún medio de comunicación -aunque no tenga audiencia o credibilidad alguna- y de una frase perezosa, que se “inventaron” mientras veían un meme sentados en el inodoro.

Esos son los personajes que nos intentan gobernar, una “clase” -que es de lo que carecen- política cuyos méritos son tomarse una foto con otros funcionarios o legisladores, para exhibir sus influencias y lograr la percepción pública de que ellos también detentan el poder, aunque ni siquiera sepan para que se usa (no, robar no es la respuesta correcta).

Nosotros tenemos la opción de botarles (con b de burro) durante la próxima jornada electoral, en la que emitiremos un voto (con v de visión), para elegir a quienes nos representarán por tres años (en las alcaldías, en los congresos o en los gobiernos estatales). Usted tiene el PODER de decidir si elegirá un producto chatarra, que tenga el síndrome de Miss Universo, o una persona de bien e inteligente para que la gobierne. Es cuanto señor ciudadano.

*El autor es analista político. Twitter @CarlosAlvarezMX

Advertisement
Click to comment

¿Tienes algo qué agregar?

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Acapulco

Guerrero

Nacional

Tendencias