El número 1 del mundo se convirtió en el primer tenista de los tiempos modernos en ganar al menos dos veces los cuatro grandes y se situó por vez primera en su carrera a uno del suizo Roger Federer y el español Rafael Nadal, que lideran la carrera con 20.