Connect with us

Acapulco

Acapulco en la Independencia: la Toma de La Roqueta

Imagen de Acapulco en 1628

Carlos Ortiz

Que Acapulco siempre haya sido la “Joya del Pacífico” no es nada nuevo, por ello es que fue primordial su captura en la lucha de Independencia, pues desde aquí los españoles enviaban galeones a Centro y Sudamérica, además de ser un lugar de intercambio económico de mucho interés para la Nueva España.

El cura Miguel Hidalgo y Costilla dio la orden a José María Morelos y Pavón de tomar el sur de la Nueva España, especialmente los puertos para evitar tanto refuerzos españoles, como para controlar el comercio y los recursos.

Por ello, Morelos mantuvo un asedio a Acapulco hasta que lograra capturarlo, batallando desde Tres Palos, Las Cruces, Marqués y El Veladero. Algunos libros de historia mencionan que Morelos estaba “obsesionado casi, lo había convertido en el objeto de sus iras; había prometido conquistarlo a sangre y fuego si era necesario y después arrasarlo y pasar arados sobre las ruinas de la terca población”.

Así pues, antes de iniciar el asedio de la fortaleza más importante del ejército español en Acapulco, Morelos envió a Pedro Antonio Vélez comandante y responsable de la defensa del Fuerte de San Diego, la petición de entrega y rendición, hecho que ofendió a Vélez.

La Isla de la Roqueta era una especie de bodega donde el ejército español tenía desde armamentos y hombres para reforzar un posible ataque o bien para responder rápido ante la llegada de algún desembarque enemigo.

La isla disponía en ese momento de 51 hombres que conformaban una pequeña compañía de Infantería, 3 cañones de pequeño calibre, 2 botes de vela, 14 canoas y la Guadalupe, un barco armado.

Todos estaban bajo el mando del Teniente de Milicias José Miguel de Nava, quien el 7 de junio de 1813, ante el peligro de una invasión insurgente, fue sustituido por el Teniente Pablo Francisco Rubido, apoyado para la defensa por José Bobadilla y José María Vergara.

Cuando los insurgentes descubrieron la importancia de la isla para el fuerte, construyeron algunas canoas (algunas hasta artilladas) para tomar las provisiones de La Roqueta.

Formando un grupo de asalto de al menos 80 insurgentes, Pablo Galeana, sobrino de Hermenegildo Galeana, envió a los rebeldes de manera sigilosa y poco a poco, rodearon La Roqueta. Al no haber vigilancia, estos encontraron un ataque relativamente fácil.

Galeana se aprovechó de que la isla no estaba bien vigilada y dividió en dos grupos el ataque, uno por la playa y otro del lado del mar. Los españoles en la isla descansaban sin imaginarse el ataque.

Al llegar, abrieron fuego contra los hombres en el improvisado puesto de vigilancia y sin saber qué estaba pasando, como pudieron salieron huyendo hacia el Fuerte de San Diego en canoas, aunque muchos fueron capturados.

El botín de este triunfo fueron 3 cañones, armamento, parque, 11 canoas y la Guadalupe. El combate a la isla de La Roqueta fue el primero de carácter anfibio, en el que los insurgentes conjugaron un ataque por tierra y mar.

Fuente.

Anuncio
1 Comment

¿Tienes algo qué agregar?

Loading Facebook Comments ...

1 Comment

  1. Pingback: Acapulco en la Independencia: Batallas de Tres Palos y del Veladero – ANews

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Acapulco

Guerrero

Nacional


Tendencias