Connect with us

Internacional

Confirman presencia de vikingos en América 500 años antes que Colón

México.- Una nueva investigación ha reconfirmado la presencia de un asentamiento vikingo en Terranova, Canadá, casi 500 años antes de que Cristóbal Colón cruzara el Atlántico.

Se trata de un asentamiento vikingo prehistórico conocido como L’Anse aux Meadows, en el extremo norte de la península más septentrional de Terranova. El lugar ha sido explorado por los arqueólogos desde la década de 1960, pero la fecha firme del asentamiento ha resultado esquiva.

Ahora, una nueva investigación publicada en Nature ha arrojado luz.

Un equipo dirigido por el arqueólogo Michael Dee, de la Universidad de Groningen, en los Países Bajos, aporta nuevas pruebas que demuestran que los vikingos estaban activos en L’Anse aux Meadows en el año 1021 de la era cristiana, hace exactamente mil años.

Dee contó a Gizmodo que los hallazgos de su equipo representan la “primera, y única, fecha conocida de la presencia de europeos en América antes de Colón”, que cruzó el Atlántico en 1492.

Que los vikingos eran buenos navegantes no es ningún secreto. Se cree que los colonos nórdicos llegaron a Islandia a finales del siglo IX y a Norteamérica en el siglo XI, aunque el momento exacto de este último acontecimiento sigue siendo objeto de debate.

Dee explicó por qué los arqueólogos tardaron tanto en datar el yacimiento:

“Bueno, para datar los yacimientos arqueológicos se necesitan registros escritos contemporáneos o un número considerable de artefactos que puedan situarse dentro de un determinado rango de tiempo”, respondió.

“L’anse aux Meadows no aportó ninguna de estas cosas. El mejor método de datación científica es probablemente la datación por radiocarbono, pero sólo suele ser capaz de proporcionar fechas hasta los siglos más cercanos”, añadió.

Además, el innovador método utilizado en el estudio actual sólo estuvo disponible en los últimos años.

Para datar el yacimiento, Dee y sus colegas analizaron tres trozos de madera recogidos en el lugar, todos ellos procedentes de árboles diferentes. Estos trozos de madera eran restos del corte de madera y estaban asociados a la actividad vikinga en L’anse aux Meadows; las astillas distintivas mostraban signos de corte y rebanado y estaban claramente producidas por herramientas metálicas, que los indígenas que vivían en la zona en aquella época no poseían.

El equipo utilizó entonces las características distintivas del registro de carbono atmosférico para limitar la datación por radiocarbono de los árboles talados. El increíble grado de precisión de la datación fue posible gracias a una enorme tormenta solar que se produjo en el año 993 de la era cristiana, que dejó una firma de radiocarbono distintiva en los anillos de los árboles de todo el mundo.

Los árboles absorben el carbono de la atmósfera y lo canalizan en sus anillos de crecimiento anuales. Recientemente se ha descubierto que un pico en la concentración de anillos de crecimiento de radiocarbono se corresponde con la tormenta solar.

“Al medir la concentración de radiocarbono de los anillos de los árboles en el bosque vikingo, pudimos encontrar este mismo pico”, dijo Dee, lo que significaba que el anillo se originó en el año 993 de la era cristiana”, explicó el arqueologo.

“Sólo había que contar los anillos hasta el borde de la corteza para averiguar cuándo se colocó el último anillo”, es decir, cuándo se taló el árbol, explicó.

Los investigadores aplicaron esta técnica a las tres piezas de madera, y todos los resultados arrojaron una fecha de corte en el año 1021.

Anuncio
Click to comment

¿Tienes algo qué agregar?

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Acapulco

Guerrero

Nacional


Tendencias