Guerrero
Preocupa en Tierra Caliente avistamientos de lagartos venenosos

Chilpancingo, 25 de junio de 2022.- Avistamientos de lagartos de Chaquira, o lagartos escorpión, han sido informados en la zona calentana de Michoacán y Guerrero. Los registros han alertado a los habitantes de dicha zona, especialmente en quienes creen que dicha especie puede representar un peligro de muerte. Una nota de Despertar del Sur indica […]

Nelson Rojas
junio 25, 2022 9:57 pm


Chilpancingo, 25 de junio de 2022.- Avistamientos de lagartos de Chaquira, o lagartos escorpión, han sido informados en la zona calentana de Michoacán y Guerrero.

Los registros han alertado a los habitantes de dicha zona, especialmente en quienes creen que dicha especie puede representar un peligro de muerte.

Una nota de Despertar del Sur indica que una familia de Salguero, Michoacán, vieron salir de su casa a un espécimen, al que ellos llaman iguana escorpión.

Hasta donde saben, su morderdura es mortal por el veneno tóxico que producen.



La nota señala que nadie resultó herido por el avistamiento, pero resalta el temor que los habitantes de la zona tienen hacia esta especie.

En redes sociales, otros habitantes de la zona calentana de Guerrero y Michoacán, afirman haber visto recientemente a lagartos escorpión.

De acuerdo a la Conabio, esta especie presenta dientes fuertemente surcados frontalmente y glándulas de veneno que se encuentran en la mandíbula inferior y desembocan entre los pliegues de una membrana mucosa, entre el labio y la mandíbula.

Sin embargo, el efecto del veneno es principalmente neurotóxico y sólo muy levemente hemotóxico.

Existen mitos, todos falsos, en tornoa estos animales, como que tienen veneno en la piel y que si lo golpean con una rama verde el veneno sube por la rama.

También se dice que puede matar con la sombra, si pasas por debajo de ellos cuando están perchados en una rama, algo igualmente falso.

Animal importante, poco peligroso y amenazado

Un artículo del Blog de Ciencia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) indica que pese a las supersticiones, estos lagartos no son muy ágiles y se mueven muy lentamente, por lo que muchos les han llamado “iguana tonta” o “iguana mensa”.

Además, el aparato venenoso del género Heloderma – que también incluye al monstruo de Gila – no se encuentra en la cola, sino que consiste en glándulas salivales modificadas y situadas a un lado de la mandíbula inferior.

Tienen los dientes acanalados para que  el veneno escurra  por las heridas de la mordida y no inyectado como muchos creen”, detalla el artículo, escrito por Andrea Valdés.

Especialistas señalan que, por lo general, las mordidas de estos animales contra seres humanos ocurren en cautiverio y no en encuentros dentro de su hábitat, pues tienden a alejarse de las personas.

Tanto el lagarto de de Chaquira (Heloderma spp), como el monstruo de Gila (Heloderma suspectum) son especies amenazadas, y en México se encuentran protegidas por la NOM-059-ECOL-2010-SEMARNAT.

Pese a ello, son extraídos de su medio natural para venderlas como mascota.

“La perdida de hábitat, la mayor amenaza para la especie, es cada vez mayor por el crecimiento de la mancha urbana y otras actividades humanas. Además, hay una eliminación considerable de ejemplares por la cacería y el miedo injustificado que se les tiene, pero es importante recordar que ninguna de las especies del género, representan un peligro importante para el humano”, señala Valdés.

«