Internacional
Acusan a Benedicto XVI de encubrir casos de abuso en Alemania

Señalan al papa emérito de no tomar acciones en contra de cuatro eclesiásticos sospechosos de casos de pedofilia entre 1977 y 1982 Adriana Olea Berlín, 20 de enero del 2022.- El papa emérito Benedicto XVI es el blanco de duras críticas en las que se le acusa de encubrir casos de abuso sexual contra menores […]

Adriana Olea
enero 20, 2022 8:09 pm

Señalan al papa emérito de no tomar acciones en contra de cuatro eclesiásticos sospechosos de casos de pedofilia entre 1977 y 1982

Adriana Olea


Berlín, 20 de enero del 2022.- El papa emérito Benedicto XVI es el blanco de duras críticas en las que se le acusa de encubrir casos de abuso sexual contra menores de edad en la iglesia católica alemana, esto en la publicación de un informe independiente publicado este jueves.


Benedicto XVI fue arzobispo de Múnich y Freising entre 1977 y 1982, periodo en el que se dieron varios casos de pedofilia que tenían como sospechosos a cuatro eclesiásticos, sobre los que el en ese entonces arzobispo no tomó ninguna acción, así lo afirmaron los abogados de un informe ordenado por la misma iglesia.


Por su parte, el papa emérito cuyo nombre civil es Josef Ratzinger, negó “estrictamente” cualquier responsabilidad, algo que los autores del informe calificaron como “no creíble” de acuerdo a las declaraciones del abogado Martin Pusch.


Dos de los casos que ocurrieron en el periodo mencionado, implican a clérigos que cometieron varios abusos que ya fueron probados por los tribunales, pero se les permitió continuar con sus obligaciones pastorales.


Investigadores sobre el tema aseguran estar convencidos de que Ratzinger tenía conocimiento de que el sacerdote Peter Hullerman cometía actos de abuso sexual en contra de menores.


Hullerman fue acusado en 1980 de graves abusos en contra de menores, sin embargo las autoridades eclesiásticas los trasladaron a Baviera, donde pese a la terapia psiquiátrica a la que se sometió, continuó cometiendo el delito.


Seis años después en 1986, un tribunal lo condenó a prisión condicional, sin embargo, se le trasladó nuevamente a otra ciudad en donde ofició como sacerdote durante 20 años más hasta que reincidió y en 2010 se le obligó a jubilarse.


Ratzinger negó conocer el pasado del cura, aún cuando el caso generó polémica durante el pontificado de Benedicto XVI en 2010.

«