Internacional

Busca dictadura de Nicaragua detener a obispo por criticar gobierno de Daniel Ortega

El religioso de 55 años comenzó a ser asediado por las autoridades nicaragüenses desde el pasado jueves 4 de agosto.

Adriana Olea
agosto 07, 2022 3:39 pm

Ciudad de México, 07 de agosto del 2022.- Rolando Álvarez, un obispo nicaragüense que en diversas ocasiones ha criticado el gobierno de Daniel Ortega, denunció el pasado viernes 5 de agosto que llevaba ya dos días encerrado en su curia debido al asedio policial del que es víctima.


Sobre esto, la vicepresidenta y esposa de Daniel Ortega, Rosario Murillo, hizo declaraciones en las que reprochó al obispo con indirectas en las que calificó sus comentarios contra el gobierno como una provocación que, en su opinión, pueden interpretarse como “un delito”.

“Son días para tomar en cuenta que en esta patria bendita hay leyes también, no se puede, no se deben infringir las leyes y muchos menos cometer delitos, porque provocar, hacer ostentación de impunidad es un delito, sobre todo cuando lo que se provoca es discordia”

Rosario Murillo


La vicepresidenta aseguró que lo que se debe hacer es “trabajar en paz, con cariño, sin odio, sin maldades”.


Aunque Murillo no mencionó nombres dejó claro en sus declaraciones que se refería al sacerdote y señalo que “generar descrédito a esas instituciones que merecen respeto también es un delito, es pecado de lesa espiritualidad”.

Por su parte, el obispo de la Diócesis de Matagalpa y miembro de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, Rolando Álvarez, denunció que la vía de circulación ubicada frente a la curia siempre está cerrada por la Policía Nacional, así como también el garaje de salida.


Agregó que además de él, hay otros seis sacerdotes quienes también están encerrados dentro de la curia, así como otros seis laicos.

“A pesar de esta situación nosotros mantenemos nuestra fuerza y paz interior (…) somos hombres y mujeres con capacidad de diálogo, de concordia, de entendimiento y de paz.

Rolando Álvarez

El religioso de 55 años comenzó a ser asediado por las autoridades nicaragüenses desde el pasado jueves 4 de agosto, luego de manifestar su desacuerdo con el cierre de varias emisoras católicas en el país, así como el hostigamiento que existe contra la Iglesia Católica.

«