Salud y Belleza
Escasean pruebas rápidas de Covid y ofertan test “patito”

Adriana Olea Ciudad de México, 6 de enero del 2022.- Las reuniones y fiestas de la temporada decembrina aceleraron los contagios de COVID-19 en el país durante los primeros días del 2022, por lo que la demanda de pruebas rápidas para diagnosticar aumentó y ahora están escasas en diferentes laboratorios y módulos instalados por autoridades […]

Adriana Olea
enero 06, 2022 4:51 pm


Adriana Olea


Ciudad de México, 6 de enero del 2022.- Las reuniones y fiestas de la temporada decembrina aceleraron los contagios de COVID-19 en el país durante los primeros días del 2022, por lo que la demanda de pruebas rápidas para diagnosticar aumentó y ahora están escasas en diferentes laboratorios y módulos instalados por autoridades locales y federales.


En la Ciudad de México, los quioscos de salud en donde se realizan estas pruebas han registrado un incremento en la afluencia de personas de diferentes edades interesadas en realizarse el análisis.


Los asistentes comentan que hay quienes llegan desde las 7:00 de la mañana a hacer fila para poder realizarse la prueba y que acudieron después de presentar síntomas como fiebre, dolor de cuerpo y escurrimiento nasal así como pérdida de olfato.


Debido al incremento de contagios de coronavirus y la alta demanda de pruebas a inicio de este 2022, ciudadanos han caído en un engaño y compran pruebas rápidas que no necesariamente cumplen con los requisitos establecidos por las autoridades sanitarias.


En México, existe ya un mercado negro sobre este giro, donde locales y negocios venden este tipo de pruebas que van desde los 70 hasta los 250 pesos en diferentes lugares de la capital mexicana, esto, pese a que la Comisión Federal para la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) y el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (INDRE) no han emitido los permisos correspondientes para que estos establecimientos vendan este producto.


En el peor de los casos, los negocios ofrecen este tipo aún cuando su giro comercial es completamente diferente a la venta de insumos médicos e incluso este tipo de pruebas de dudosa calidad se venden en comercios ambulantes y farmacias que ofrecen los test de distintas marcas a un menor precios que los laboratorios certificados por la Cofepris y el INDRE.


De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que una prueba rápida sea eficaz debe tener certificaciones de autoridades, así como debe contar con un proceso previo de licencias y evaluación.

«