Opinión

De catéter, testamentos y amiguismo diplomático de AMLO

José Luis Camacho Acevedo Después de que los funcionarios de la 4T que tuvieron interlocución con la ruda y claridosa secretaria de energía de los Estados Unidos, Jennifer Granholm, tuvieron que recular de sus declaraciones en el sentido de que habría sido una visita tersa y de plena concordia, para reconocer que la funcionaria estadounidense, […]

Nelson Rojas
enero 24, 2022 10:10 pm

José Luis Camacho Acevedo

Después de que los funcionarios de la 4T que tuvieron interlocución con la ruda y claridosa secretaria de energía de los Estados Unidos, Jennifer Granholm, tuvieron que recular de sus declaraciones en el sentido de que habría sido una visita tersa y de plena concordia, para reconocer que la funcionaria estadounidense, tal y como lo recalcó a los medios de comunicación, que en “cada entrevista oficial que sostuvo en México” ratificó la preocupación de su gobierno por los efectos negativos, tanto para la inversión privada en materia de energía limpia como para el medio ambiente, que traería, de ser aprobada en sus actuales términos, la reforma eléctrica que está en debate en el parlamento abierto que se lleva a cabo en el senado de la república.

Y se desataron los demonios.

Después de la desconocida que dio la funcionaria de Estados Unidos a la pretendida actitud de concordia y buena voluntad proclamada por la 4T, al presidente López Obrador se le realizó una revisión para evaluar las condiciones que guarda su funcionamiento cardiaco.

El cateterismo practicado el primer mandatario fue afortunadamente de resultados positivos y no existe motivo de preocupación alguna.

Pero en su mensaje de regreso enviado a los mexicanos a través de twitter, emergió en la naturaleza de la última realidad humana del presidente López Obrador la conciencia de que es una persona tocada por el antecedente del infarto que sufrió hace años y que por lo tanto el riesgo de un mal mayor pudiera presentarse en cualquier momento.

El presagio presidencial se externó en su dicho de que, llegado el caso, tenía ya un testamento político.

La revelación de esa voluntad de AMLO de inmediato despertó especulaciones y hasta uno que otro gracejo vía los irrefrenables “memes”.

¿Quién sería el destinatario del testamento político de AMLO?

Fue una pregunta que circuló en el ambiente.

¿Marcelo Ebrard, Claudia Sheinbaum, Esteban Moctezuma, Tatiana Clouthier, Juan Ramón de la Fuente, Beatriz Gutiérrez?

¿O se decidirá por apoyar el juego ciudadano de Ricardo Monreal?

El presidente tuvo que idear en su testamento político la manera de hacer que su partido funcionara para que las cámaras de diputados y senadores procedieran a realizar los cambios constitucionales que demandaría la voluntad expresada en el testamento.

Y, suponemos, advertido el mandatario de que el pueblo sabio no lo respalda en todas sus ideas, dados los reclamos y críticas que le valieron los nombramientos diplomáticos que realizó, (Pedro Salmerón a Panamá; Claudia Pavlovich a Barcelona, Quirino Ordaz a España, entre los más comentados negativamente) en el testamento seguramente no arriesgaría a una revuelta mediática como la ocasionada por las designaciones mencionadas.

Un testamento que, aún con vida el primer mandatario, situación que deseamos sinceramente prevalesca, le garantizara continuidad a su proyecto y, sobre todo, respeto a su condición de ya no ser a partir de septiembre del 2024 el Tlatoani del sistema político mexicano.

El anuncio del Testamento político, sin duda, fue un ejercicio premonitorio y de lógica precaución.

El Testamento de López Obrador parece, en términos anticipados, una señal de la forma en que ya ESTÁ PREPARANDO EL SIEMPRE DIFÍCIL AÑO SIETE que adviene fatalmente una vez concluido el ciclo sexenal de los presidentes.

El tiempo no perdona y las fechas llegan irremediablemente.

En tiempo real

En Hidalgo el ambiente entre los abanderados de Movimiento Ciudadano, Francisco Xavier Berganza, y de la alianza PAN-PRI-PRD, Carolina Viggiano se está tornando peligrosamente hostil. Los analistas locales apuestan a que el carácter mentecato de Francisco Xavier apuntará sus baterías al hecho de que quien en realidad gobernaría el estado sería el conocido mapache coahuilense Rubén Moreira, conyugue de Carolina.

En Quintana Roo, con la violencia en la Riviera turística desatada, especialmente en Cancún, gobernado por la candidata al gobierno de MORENA Mara Lezama, le están dando muchas banderas al emergente abanderado de Movimiento Ciudadano Roberto Palazuelos. Las primeras encuestas que saldrán afínales del presente mes, darán una idea de lo competido que será el proceso para elegir sucesor de Carlos Joaquín González.

El coordinador de los diputados de Movimiento Ciudadano, Salomón Chertorivsky, lanzó una dura crítica a la ineficiencia con la que ha manejado la Pandemia Hugo López-Gatell, mejor conocido como el doctor  muerte. Chertovisky conoce muy bien el funcionamiento del sector salud. Fue incluso titular de la dependencia en el tramo final del sexenio de Felipe Calderón. Con esas críticas y la ola de contagios disparada, se antoja una necedad mantener a López Gatell al frente de la estrategia anticovid. Y ahora anti Ómicron.

«