Lo último
La delgada línea roja…del periodismo

Mar de Fondo                                                                                                                                                             Tommy “Empiezan a redoblar los tambores, muchachos, empiezan a redoblar los tambores”. Rudyard Kipling Por Alfonso Juárez ¿Quién decide quién va a vivir? ¿Quién decide quién va a morir?. Ante los recientes asesinatos de periodistas en México, estas preguntas cobran sentido para los que trabajamos bajo la zozobra de la […]

Adriana Olea
enero 28, 2022 8:58 pm

Mar de Fondo

                                                                                                                                                            Tommy

“Empiezan a redoblar los tambores, muchachos,

empiezan a redoblar los tambores”.

Rudyard Kipling

Por Alfonso Juárez

¿Quién decide quién va a vivir? ¿Quién decide quién va a morir?.

Ante los recientes asesinatos de periodistas en México, estas preguntas cobran sentido para los que trabajamos bajo la zozobra de la violencia e inseguridad.

La organización defensora de los derechos de libertad de expresión y acceso a la información “Artículo 19”, informó que del año 2000 al 2022 se han asesinado a 148 periodistas en el país.

Un total de 136 fueron hombres y 12 fueron mujeres. El 57 por ciento de las agresiones contra periodistas se concentra en seis entidades: Estado de México, Guerrero, Michoacán, Sonora, Oaxaca y Veracruz.

Las cifras tienen nombres y apellidos. Este año Lourdes Maldonado, José Luis Gamboa y Margarito Martínez fueron asesinados en hechos distintos, en Veracruz y Baja California.

Las ejecuciones o muertes violentas en México, seas o no periodista, tienen una misma marca: impunidad.

El 97 por ciento de los casos de los comunicadores asesinados se encuentran sin resolver y al parecer así continuarán. A nadie le importa.

Y aunque el asesinato es un delito del fuero común, las autoridades de Seguridad y Justicia federal solo observan, señalan desde lo alto, pero las fiscalías locales solo hacen mutis.

Una delgada línea roja recorre al periodismo en México bajo el manto de los poderes fácticos que pretenden aniquilar la verdad.

Pero las recientes manifestaciones de periodistas en el país es un retumbar de tambores un resonar fuerte y para siempre porque no nos van a silenciar.

Marejadas

Lamentablemente la  violencia e inseguridad en Guerrero enmarca al evento “Día 100, Historia de una Transformación”  de la Gobernadora Evelyn Cecia Salgado Pineda.

Enfrentamientos armados y asesinatos, un día previo al informe, deja en claro que el tema de la seguridad es un lastre difícil de superar si sociedad y gobierno no trabajan juntos.

Lo que parecía iba a ser un acto de buenas intenciones se empaña con una realidad que agobia. En el imaginario colectivo del guerrerense está la percepción de un  Guerrero bronco, indómito e ingobernable.

«